Top 5

Kaleidoscope String Quartet
Laibach
Tangos de importación
Tonino Carotone
Shantel
   
Boris Kovač : Tangos del apocalipsis
Boris Kovac: The Last Balkan Tango

País: Serbia • Géneros: Tango, Folklore, Jazz • Regiones: Balcanes, Europa

Por Mariano García
@solesdigital

Que el tango es un género globalizado es una verdad tan antigua como la propia existencia del género. Desde su segundo hogar en París en los años ‘20 y su posterior adopción en latitudes tan distantes como Finlandia, Japón o Turquía, la melancólica sofisticación de la música rioplatense ha sido abordada por todo tipo de artistas, que encontraron en las variaciones del dos por cuatro misterio, sensualidad y tristeza por partes iguales.

De ahí que el cliché “El último tango en…”, que arrancó en 1972 París con la película de Bernardo Bertolucci, funcione como fórmula en todo el planeta. No sorprende entonces que el serbio Boris Kovač haya elegido el previsible rótulo de “The Last Balkan Tango” (2001) para una de sus obras más emblemáticas, en la cual le pone música al trágico proceso de disgregación de la ex Yugoslavia, inspirado por los bombardeos de la OTAN sobre Serbia durante la guerra de Kosovo de 1999, que el compositor vivió desde el exilio.

Sin embargo, lo que supera la media es tanto el original enfoque como el excepcional resultado del proyecto que lleva adelante con su orquesta LaDaABa (siglas para “La Danza Apocalyptica Balcanica”, así directo en español). En principio, el gran acierto inicial son las composiciones. Sin caer en imitaciones, la obra de Kovač  encuentra en las grietas y márgenes del tango puntos de apoyo para trazar una genealogía en común entre los nostálgicos sonidos rioplatenses y el no menos emotivo folklore del sur eslavo. Y si de sufrimiento se trata, pocas latitudes en el mundo tan castigadas por las guerras y enfrentamientos fraticidas como los Balcanes de finales del siglo XX, por lo que el tango resulta natural para narrar la agonía de lo que fue el apocalipsis de un proyecto de nación que nunca llegó a conformarse.

El disco abre con la composición homónima, casi una declaración de principios estilísticos de lo que será el balkanski tango que se desarrolla a continuación. Con una completa formación como multi instrumentista, Kovač  ejerce su liderazgo desde el saxo, entablando un diálogo entre el folklore serbio y el tango sobre las gramáticas compositivas de la música de cámara y el jazz. Todo eso ya se aprecia en la pieza “The Last Balkan Tango”, perfecta síntesis de ocho minutos de todo el proyecto de esta “Danza Apocalyptica Balcanica”.

Más en la corriente del etno-jazz, aparecen temas como “Begin-ing”, con un exquisito trabajo de saxos y clarinete, y narración en inglés para acercar la obra al público global.

Como es habitual en los tangos del Este europeo, el acordeón hace las veces de bandoneón, dándole una impronta más folklórica a los compases y melodías. Así sucede con la germanófila “Octoberburrekfest”, y en la jazzera “Balkalatino”, que se destaca por sus imprevisibles cambios de rumbo a medio andar.

Las decaídas de tristeza tocan fondo en “Slow for Julia”, que a continuación es redimida por la más animada “Begin for Julia”, dos temas que casi conforman una mini obra dentro del álbum.

Y cuando uno esperaría solo melancolía y dolor en una música inspirada en la guerra, Boris Kovač sorprende con “Rumbatto”, donde el baile centroamericano coquetea con el bolero, demostrando esa capacidad tan típica de los serbios para encontrar el sabor agridulce en las tragedias. En cambio, el centro de Europa ejerce su fuerza gravitacional en “The Last Waltz in Budapest”, y una suerte de psicodelia klezmer asoma sin avisar en “What Life Offers”.

El más tanguero de todos estos tangos balcánicos es precisamente “Tango Apocalypso”, continuación y cierre conceptual para el alucinado viaje iniciado desde los primeros compases del disco.  Una tríada de composiciones de corte incidental hacen de epílogo, quizás demasiado extendido, pero con todo el dramatismo y teatralidad que esta obra conceptual merece.

Entre una psicodelia desgarradora, arreglos alucinógenos y sorpresas estilísticas, con “The Last Balkan Tango” Boris Kovač develó nuevas facetas para reinterpretar el tango, cada vez que uno esperaría haberlo escuchado todo en lo que a dos por cuatro se refiere.

30/7/2012

Atajos

Tangos de importación

www.fronteramusical.com.ar