Top 5

Kaleidoscope String Quartet
Laibach
Tangos de importación
Tonino Carotone
Shantel
   

Dovoie Sestri

Una mirada argentina al Este europeo

País: Argentina • Región: Sudamérica • Género: Folklore

Por Mariano García
@solesdigital

Sello: Independiente. Género: Folklore. Duración: 51:32”. Cantidad de temas: 13. Integrantes: Ana Kusmuk (voz y cajón peruano), María Kusmuk (acordeón), Juan Tauil (voz, coros, percusión), Rodolfo Lozano González (saxo tenor), Alberto Fernández Comedi (derbake), Tomás Rodríguez (bajo) y Taky Karakatsanis (percusión). Año 2010.      

De este dúo formado en Santiago del Estero en 2006 por las hermanas Ana y María Kusmuk en voz y acordeón, respectivamente; nos llega su disco debut, grabado en 2010 en forma independiente y con producción propia.

El punto de partida es la curiosidad por el origen ruso de sus antepasados, y desde allí comenzar un viaje musical que llega hasta los Balcanes; en el cual rescatan canciones del Este europeo de diversas procedencias, y con dispares resultados.

El disco podría evaluarse en dos partes. La más interesante incluye versiones de piezas tradicionales del folklore ruso, que resultan ilustrativas de una música no tan difundida en Argentina. Algunas instrumentales, como “Starosta”, bien llevada por el acordeón de María. Otras, donde el protagonismo lo adquiere Ana, cantando en la lengua de su abuela rusa, tal el caso de “Ochie Chornye”. Incluso es destacable el reconocimiento al Chango Spasiuk, referente obligatorio en cuanto al acercamiento del folklore argentino y el centroeuropeo, en la versión de su tema “Ivanco”.

Sin embargo, el enfoque de lo “balcánico” resulta previsible y pegado a la moda que se limita a Goran Bregović y Emir Kusturica. La mitad del disco está dedicada a canciones de estos intérpretes (gesto excesivo de amabilidad atribuírselas a ellos, ya que la mayoría de las veces toman el repertorio tradicional y le ponen su firma y registro de autor); reduciendo así la complejidad y diversidad de los Balcanes a dos músicos serbo-bosnios. Las versiones de temas por demás familiares entre los seguidores de la música balcánica en Argentina (Bregović y Kusturica se presentan regularmente en nuestro país, incluso el segundo eligió el Luna Park para grabar su DVD en vivo) tienen poco que agregar a lo ya conocido. El intento fallido de Juan Tauil de emular al monumental Šaban Bajramović en “Hop Hop Hop”, por ejemplo, es un indicio de que el camino debería ser otro.

Dovoie Sestri (que vendría a significar “dos hermanas” en cualquier lengua eslava, aunque no lo sea en ninguna), puede ser bien recibido por el creciente público que se interesa por la “world music”, o llegue tarde a la moda balcánica (que lleva más de diez años). Para quienes sean un poco más exigentes, o tengan el oído algo más entrenado, quizás no sea suficiente.

10/11/2011

www.fronteramusical.com.ar