Top 5

Kaleidoscope String Quartet
Laibach
Tangos de importación
Tonino Carotone
Shantel
   

FFF (Federación Francesa de Funk)

El lejano legado del funk-rock

País: Francia • Región: Europa • Género: Funk, Rock

Por Julián Melone

Una atmósfera épica que nos hace recordar el futuro. Una voz retumba y les da la bienvenida. Ellos se acuclillan. Él tiene una espada y sonríe. Ellos solemnes. Recita el juramento. Él es George Clinton y acaba de darle a la Federación Francesa de Funk (FFF) su bendición para ser parte del reino del P-Funk. Esto sucede en el videoclip que presenta a la banda, un tema llamado “New Funk Generation”, parte de su disco Blast Culture. “Somos la nueva generación del funk/Vamos a ‘groovear’ la nación”, y es lo que hacen.

En el disco hay muy buenos temas como el mencionado inicialmente, “La Complainte Du Plombie” un tema con muchas reminisencias a The Police con más overdrive, o la poderosa “AC2N”. La banda se destacaba por una ferocidad implacable, y en línea paralela con los Deca Losih Muzicara, podemos pensar que compensaban también la ferocidad de Flea de los Red Hot Chili Peppers con la presencia de vientos. La irrupción auditiva era muy buena, pero Marco Prince, ideólogo compositor y líder de la banda, se estaba guardando el as en la manga.

Eso sí, no lo jugaría en la segunda mano. Free For Fever, su disco sucesor, es una copia del primero, con algunas buenas canciones como “Silver Groover, pero con gusto a poco en líneas generales: muy punk para ser funk, y viceversa. Sin embargo, es por esta época cuando empiezan sus giras internacionales “en serio”. Las referencias ya mencionadas no fueron en vano: La FFF supo compartir escenario tanto con los Red Hot, como con Fishbone y Living Colour, en recitales combustibles. Esta energía fue bien usada, en 1996 para su homónimo tercer disco, FFF, el cual es una joya. Encuentran el equilibrio justo en temas como “On ne badine pas avec la mort” o “Barbès”ambos hits instantáneos a la primera escucha, la poderosa y contestataria “Niggalize it” con mas hip-hop que nunca y la frenética “Le pire et le meilleur” la cual suena como si alguna vez Jamiroquai se hubiese animado a hacer rock.

 

Hay una regla que dice “después de un gran disco viene el disco en vivo”, y si la regla es cierta, no se hizo esperar: en 1997 sale Vivants, único disco en vivo de la FFF. Aplastante, muestra lo intimidante que podía ser su actitud musical. Años luego, con la banda en su mejor momento sacan Vierge, un buen disco pero con la desventaja de tener una vara muy alta para medirlo con el disco anterior. Sin embargo, hay varias joyas para disfrutar como “God Bless the Family” o “Alice”. Los intereses de Marco Prince empiezan a ramificarse por la actuación, y el mundo de las bandas sonoras. Un año más tarde, la FFF se divide, pero las cabezas quedan bailando.

A veces las historias oficiales nos dejan repitiendo ideas solo por repetir. Esta banda ayuda dejar claro que, por un lado, es mentira que los resabios de los Red Hot Chili Peppers son sólo las bandas de lo que luego se llamó Nü Metal (Limp Bizkit, Suicidal Tendencies, Infectious Grooves), ese intento vago y de hormigón de ponerle un poco de groove a los riffs. Al igual que los DLM, la FFF ha sido un daño colateral absolutamente provechoso para los oídos, como cualquiera puede serlo en cualquier lado: no se pueden controlar los legados.

28/1/2014

www.fronteramusical.com.ar