Top 5

Kaleidoscope String Quartet
Laibach
Tangos de importación
Tonino Carotone
Shantel
   

Emir Kusturica & The No Smoking Orchestra – Live is a Miracle in Buenos Aires

Su Buenos Aires querido

Emir Kusturica & No Smoking Orchestra

Países: Bosnia, Serbia • Género: Rock • Regiones: Balcanes, Europa

Por Mariano García
@solesdigital

Sello: Warner Music. Género: Rock / Folk. Duración: 72:24’. Cantidad de temas: 16. Músicos: Emir Kusturica (guitarra), Dejan Sparavalo (violín), Nelle Karajlic (voces), Stribor Kusturica (batería), Cheda Marjanovic (percusión), Glava Markovski (bajo), Ivica Maksimovic (guitarra), Dralle Draugentaller (teclados), Goran Popovic (tuba), Nesho Petrovic (saxo) y Zoki Miloshevic (acordeón).

Ya es costumbre escuchar en boca de músicos extranjeros que nos visitan frases demagógicas acerca de que el público argentino “es el mejor”, sus preferidos, etc… Por más que suenen como cantos de sirena para los fans en la previa de grandes shows, uno sospecha que “a todos les dirán lo mismo”, como quien desconfía de un piropo. Sin embargo, Buenos Aires también ha sabido adoptar como propios a artistas y bandas que aquí convocan multitudes, mientras que en el resto del mundo tienen una masividad más acotada.

Bandas de culto, que le dicen, que a pesar de haber nacido en tierras lejanas han encontrado en el público argentino la media naranja que no consiguieron en sus lugares de origen. En la actualidad, la No Smoking Orchestra (NSO) de Emir Kusturica es la banda que mejor se ajusta a este curioso fenómeno. No sólo Argentina (Buenos Aires, pero también Córdoba y Rosario) son paradas obligatorias, sino que la cantidad y convocatoria de sus recitales en nuestro país superan largamente a los que la caravana balcánica realiza por Europa y el resto de Sudamérica.

Para confirmar el romance entre la NSO y Buenos Aires, nada mejor que pasar de las palabras a los hechos. Y si de música se trata, no hay mejor muestra de afecto que la edición de este disco en vivo que junto al DVD que lo acompañan le mostrarán al resto del mundo (e incluso a sus propios coterráneos) el fervor y la química especial que han encontrado en Argentina.

El disco rescata los mejores momentos del memorable recital que Kusturica y la NSO dieron el 3 de marzo de 2005 en el estadio Luna Park. Allí, la banda presentó los flamantes temas de la banda de sonido “La vida es un milagro”, que junto a los clásicos provenientes de “Gato Negro Gato Blanco” y “Underground”, conformaron el primer registro en vivo oficial de la banda.

Sin toda la parafernalia escénica que la banda despliega, uno puede descubrir con gusto lo bien que suenan. En vivo, los ojos llenan al espectador con trajes estrambóticos, actitud punk construida a base de instrumentos folklóricos, arcos de violín gigantes y mucha fanfarria. Detrás de todo eso, lo que queda en el registro puramente sonoro es la confirmación de que estos serbios locos son músicos extremadamente talentosos y profesionales.

Uno podría imaginarse al cabecilla musical de la banda, el violinista Dejan Sparavalo, dando clases cómodamente en un Conservatorio, y sin embargo lo tenemos ahí encabezando geniales improvisaciones que van desde el rock hasta el folk centroeuropeo. Así y todo, se da el gusto de jugar con un minué del compositor de cámara Luigi Bochherini, que desemboca en una de las típicas arremetidas estilo gitano. El CD también confirma la importancia del saxofonista Nesho “Blackbird” Petrovic, que con su formación jazzística aporta los mejores solos en todo el recital.

Es sumamente divertido escuchar nuevamente al Dr. Nelle Karajlic esforzarse con su español, para lograr una complicidad con guiños y gestos que el público recompensa con ovaciones y aplausos. El rol de Kusturica queda aún más relegado escuchando sólo a la banda, sin la posición central que adopta en escena. Pero es bien sabido que la NSO funciona aceitadamente como un equipo, y que el cineasta bosnio se siente cómodo delegando el protagonismo en sus compañeros de andanzas.

La selección de temas rescata lo más popular del repertorio de la NSO. Se respeta en parte la estructura conceptual de los discos de Kusturica (sobre todo de sus bandas de sonido), donde hay temas “troncales” de los que se derivan arreglos instrumentales, algunos juguetones y otros más elaborados. En el caso de este disco en vivo, se inicia con “Fatal Wounds” y se cierra con “When Life Was a Miracle”, y en el medio los más conocidos “Drang Nach Osten”, “Upside Down”, “Was Romeo Really a Jerk”, “Pitbull Terrier” y “Devil in the Business Class”.

De la última banda de sonido (Life is a Miracle), se han elegido los más enérgicos, como “Vasja” y “Wanted Man”. Uno que presenció el recital en vivo, lamenta la ausencia de uno de los mejores momentos de la noche: el arreglo instrumental sobre “Evergreen”, fusionado con el clásico de Duke Ellington “Caravan” de la mano del saxo de Petrovic.

Antes del tema / leit motiv del disco “Life is a Miracle”, la canción que todos esperaban, “Bubamara”, con toda la sutileza y energía que la caracteriza.

Como detalle a tener en cuenta por los fans (que cada vez son más), el librito del CD incluye las letras de las canciones, cada una en su idioma correspondiente. Que no sorprenda que cuando Kusturica y su orquesta retomen las giras, y vuelvan por estas tierras, aquí los reciban un fiel grupo de fans coreando, aunque sea por fonética, los estribillos en serbio.

Atajos:

Más sobre Emir Kusturica

www.fronteramusical.com.ar