Top 5

Laibach
Kaleidoscope String Quartet
Khaled, Taha, Faudel
Tonino Carotone
Ry Cooder
   

Rachid Taha: Made in Medina

Rockeando el kasbah

País: Argelia • Región: África del Norte • Géneros: Árabe, Rock

Por Mariano García
@solesdigital

Sello: Ark 21. Género: Rock - Árabe. Duración: 61:03”. Cantidad de temas: 11. Músicos: Rachid Taha (voz); Steve Hillag (guitarra, programación); Jeff Raines (guitarra); Mahmoud Serour, Bob Loveday (violín); Geoff Richardson (viola); Helen Liebmann (cello); Jean-Max Mery, Rich Vogel (teclados); Robert Mercurio (bajo); Stanton Moore, Abdel Abrit (batería); B'net Marrakesh, Hakim Hamadouche (percusión, coros); Hossam Ramzy, Hassan Lachal, Magid Serour (percusión). Año 2001.

De la nueva generación de músicos argelinos que combinan los ritmos folklóricos de su país con expresiones de la música occidental, Rachid Taha es sin dudas el más rockero de todos, por sonido y actitud alternativa.

Con este disco, grabado en 2001 en Londres, New Orleans y París, Taha lleva la combinación entre rock y raï a su punto máximo. El plantel de músicos que hicieron su aporte al álbum es tan cosmopolita como los tres destinos elegidos para realizar la grabación, lo que deja una impronta a lo largo de todo el CD.

Guitarras distorsionadas que parecen provenir de las alturas de los kasbah (barrios fortificados en las alturas de las colinas) de su Orán natal; un bilingüismo típico de los magrebíes emigrados a Francia, y ningún tipo de prejuicios en cuanto a estilos o nacionalidades, hacen de Made in Medina un disco obligatorio para los buscadores de nuevas expresiones en la música mundial.

El inicio del disco golpea con guitarras distorsionadas, cuerdas y percusión orientales y una cadencia hipnótica en la letra y el ritmo. Así se suceden los dos primeros temas, “Barra Barra” y “Foqt Foqt”, suficientes como para dejar constancia que la de Taha es una propuesta fuera de lo común.

Hay pasajes más cercanos al world-pop internacional; como “Medina”, “Hey Anta” o la balada “Ala Jalkoum”. Pero el trabajo rítmico es impecable, y hasta los temas más comerciales mantienen la calidad del resto del disco.

En otros, lo étnico pisa más fuerte, y se alcanzan momentos de gran tensión, propios de la música norafricana. Así sucede con “Aïe Aïe Aïe”, y sobre todo “Qualantina”, donde la sección de cuerdas (violines, viola y cello) y percusiones árabes acaparan la escena, destacándose como dos de los pasajes más memorables del álbum.

La francofonía aparece sobre el final del CD, acompañando una vez más a la excelente sección de percusiones en “En Retard”, en el sorpresivo funk de “Verité”, y nuevamente una balada, “Oh Cherie, Cherie”.

El cierre, con “Garab”, retoma el ritmo visceral del comienzo del disco, con más oscuridad e intensidad. Un cierre denso, agresivo, que descarga toda la energía sobre el final, y deja la sensación de que nadie se ha guardado nada.

Con variedad estilística y lingüística, excelentes composiciones y mejor aún ejecución instrumental (la tríada guitarra eléctrica + cuerdas + percusión es sublime); Made in Medina es un ejemplo de que en desde Argelia se puede hacer rock sin perder las raíces.

20/11/2007

Notas relacionadas:

La renovación del raï argelino

En Orán también se rapea

www.fronteramusical.com.ar