Top 5

Laibach
Kaleidoscope String Quartet
Khaled, Taha, Faudel
Tonino Carotone
Ry Cooder
   

Ry Cooder & Ali Farka Touré: Talking Timbuktu

Blues a las puertas del Sahara

Países: Estados Unidos, Mali • Regiones: América del Norte, África
Género: Blues

Por Mariano García
@solesdigital

La fama que merecidamente se ha ganado Ry Cooder como uno de los más grandes viajeros musicales contemporáneos tiene su mojón en el mundialmente aclamado proyecto Buena Vista Social Club, que en 1997 rescató del olvido a toda una generación de grandes trovadores cubanos. Su afinidad hacia la música latinoamericana quedó reforzada años más tarde cuando esta vez fue la cultura musical chicana la elegida para un nuevo ejercicio de reinvención arqueológica con “Chávez Ravine” (2005).

Pero las expediciones etnomusicales este guitarrista de blues californiano habían comenzado un par de años atrás. Primero junto Vishwa Mohan Bhatt, a otro maestro de la guitarra slide, pero de la India, con quien grabó en 1993 “A Meeting by the River”. Y al año siguiente, llegando a las puertas del desierto del Sahara para encontrarse con el auténtico pionero del blues africano Ali Farka Touré, para grabar juntos aquella excepcional obra bautizada Talking Timbuktu (World Circuit, 1994).

A Ali Ibrahim "Farka" Touré (1939 - 2006) le corresponde el mérito de haber encontrado los denominadores comunes entre la música tradicional de Mali con el blues, desandando en reversa la ruta de los esclavos africanos que fueron llevados a Norteamérica cuatro siglos atrás. Si bien su interés por la música había despertado temprano, su carrera profesional comenzó recién a los 37 años, cuando hizo su presentación discográfica con “Farka” (1976), que lo llevó a hacerse conocido en el resto del África Occidental entre finales de los ’70 y durante toda la década del ‘80. Sin embargo, fue a partir de esta colaboración junto al prestigioso blusero norteamericano que tendría su trampolín a la fama global, que le valieron a este disco un premio Grammy.

La decena de composiciones del disco ofrecen durante una hora un blues lleno de misterio y serenidad, con afluentes de mística proveniente ya sea de las aguas del Mississippi o del río Níger que baña las afueras de Timbuctú. El slide de Cooder se desliza con naturalidad sobre los ritmos mántricos y la voz devocional de Touré, generando profundos mundos sonoros que toman forma en canciones como “Bonde”, “Soukura” y “Gomni”, tríada que funciona como unidad para dar apertura al álbum.

El equilibrio de la balanza se inclina hacia el oriente con “Sega”, y como contrapeso americano la sigue la fuerte métrica blusera de “Amandrai”. Reestablecido el equilibrio de fuerzas, con “Lasidan” se restaura la fórmula que hace avanzar tema a tema la unión entre ambos músicos. El punteo y los contrapuntos de Touré cortando con filo los deslices de Cooder, las percusiones sostenidas con tenacidad y la creación de capas de sonido que se van sumando y complementando hasta llegar a su punto de máxima fusión.

El díptico que cierra este trabajo sintetiza y eleva al máximo nivel la idea del proyecto colaborativo, con dos temas de antología. La síncopa de cuño estadounidense de “Ai Du” da paso a la cadencia subsahariana de “Diaraby”, para que todo termine con coherencia y naturalidad. Derivas bluseras que navegan a ambos lados del Atlántico, achicando distancias y acercando lo que nunca debería haber estado alejado.

9/7/2012

Atajos

Ver más sobre Ry Cooder

www.fronteramusical.com.ar